• julio

    15

    2019
  • 2124
  • 0
Platos de ducha de obra. Consejos para su colocación

Platos de ducha de obra. Consejos para su colocación

Cada vez buscamos más la practicidad y la estética en nuestro hogar. El baño es una de las zonas que utilizamos con mayor frecuencia y en la que más accidentes domésticos podemos tener por un resbalón en la bañera al intentar salir de ella o debido a su superficie resbaladiza.

Para evitar un mala caída o cualquier lesión, especialmente en personas con una edad avanzada o con alguna dolencia que les pueda suponer un problema añadido, los platos de ducha de obra son la solución a medida.

Cómo colocar un plato de ducha

Para que las duchas de obra sean 100% funcionales, es vital que no se cometan algunos errores habituales en su instalación, empezando por la preparación de la zona

La puesta a punto para la instalación

Antes de instalar los platos de ducha de obra es muy importante que el modelo que escojamos cumpla con estas características:

– Que sea antideslizantes, con una superficie adherente que nos ofrezca mayor seguridad

– Que permita una limpieza fácil para evitar la acumulación de moho o el deterioro prematuro de alguna de sus partes

Previamente al montaje de las duchas de obra hay que comprobar que toda la instalación y el desagüe funcionan a la perfección, y que la superficie sobre la que vamos a colocarlas está totalmente seca para poder trabajar sobre ella.

No debemos olvidar tampoco limpiar las piezas de PVC con un limpiador específico para eliminar restos que pudieran tener y favorecer así que los adhesivos que utilicemos después se fijen fuertemente.

Los pasos que debemos seguir

Una vez hemos comprobado que todo funciona como debe, es momento de comenzar con el montaje del siguiente modo:

– Cubriremos el espacio sobre el que vamos a trabajar para que no se estropeen, se arañen o se golpeen los azulejos.

– Señalaremos con exactitud dónde van a estar situados el plato de ducha y el desagüe en el suelo.

– Presentaremos el codo, colocando el tubo sobre el desagüe para marcar el punto de corte.

– Prepararemos el cemento o mortero y nivelaremos el espacio de la ducha con él.

– Cuando el cemento esté totalmente seco, pondremos masilla por todo el suelo, pero también por la base del plato de ducha.

– A su vez aplicaremos cinta impermeabilizante en todo el perímetro que forman los ángulos de la pared para que el agua no se filtre por esos espacios.

– Acomodaremos el plato de ducha teniendo cuidado de hacer coincidir el agujero del plato, donde irá la válvula, con el desagüe.

– Por último, aunque no menos importante, nos cercioraremos de nuevo de que el plato de ducha está totalmente nivelado y limpiaremos bien todo el adhesivo, silicona o masilla sobrante.

– Pasadas 24 horas podremos utilizar los platos de ducha de obra y seguir con el montaje de la mampara o con el alicatado del resto de pared

Cómo cambiar bañera por un plato de ducha

Los platos de ducha de obra son la opción más apropiada para que las personas mayores puedan mantener una buena calidad de vida y lograr mayor autonomía en casa de forma segura.

La instalación es muy sencilla y sigue prácticamente los mismos pasos que un montaje inicial de un plato de ducha, a excepción de que antes de nada tenemos que quitar la bañera, retirando también las primeras filas de azulejos de la pared donde se sitúa.

Cerraremos las llaves de paso del agua y desenroscaremos la antigua grifería y la barra de ducha, desatornillando también la fijación de la válvula de desagüe para apartar todas las piezas.

A partir de este punto, se coloca el plato de ducha del modo ya conocido.

DEJA UN COMENTARIO

Tu comentario será publicado en las próximas 24h.

Cancelar respuesta
© Copyright 2020 Lund Servicios Integrales by Diseño Web